PROGRAMA DE INVERSIÓN PARA OBTENER LA NACIONALIDAD

En 1984 se creó el Programa de Nacionalidad mediante Inversión de San Cristóbal y Nevis. Se trata del programa de nacionalidad más antiguo y respetado de este tipo. Una persona puede solicitar la nacionalidad de San Cristóbal y Nevis realizando una inversión que cumpla los requisitos. El programa permite la doble nacionalidad y se rige en su totalidad por leyes y normativas estaduales.

La nacionalidad de San Cristóbal y Nevis se puede obtener de dos maneras: mediante una inversión inmobiliaria en un proyecto aprobado por el gobierno o una donación a la Fundación para la Diversificación de la Industria Azucarera (SIDF por sus siglas en ingles).

Nacionalidad de San Cristóbal mediante una inversión inmobiliaria

Esta opción exige una inversión, en un proyecto aprobado por el gobierno de St. Kitts. Además se requieren una serie de tasas gubernamentales asociadas.

A continuación, se detalla el coste total para una familia de 4 personas.

Concepto   Coste
Coste de la participación   USD 430.000
Tasa administrativa del solicitante principal   USD 50.000
Tasa administrativa del cónyuge   USD 25.000
Tasas administrativas por dos hijos   USD 50.000 (USD 25.000 por hijo)
Tasas administrativas por registrar de la participación   USD 21.500
Tasas por comprobacion de antecentes personales   USD 19.500
(USD 7.500 para el solicitante principal + USD 4.000 x 3 por las personas a su cargo)
Coste total para una familia de 4 personas   USD 596.000
* El coste de los honorarios legales será diferente en función de la ubicación del inversor y el número de personas a su cargo, cantidad que se deberá acordar bilateralmente entre el inversor y el abogado.
* Las personas a cargo menores de 16 años están exentas del pago de tasas por trámites correspondientes.
*Esta información está sujeta a cambios en cualquier momento, a discreción del gobierno de San Cristóbal y Nevis.
 

Para conservar la nacionalidad los inversores deberán mantener la inversión autorizada durante un periodo mínimo de 5 años.

Tras dicho periodo, el activo se podrá vender a otro inversor, quien también tendría derecho a solicitar la nacionalidad utilizando el mismo instrumento de inversión. Con esta ventaja se asegura un mercado secundario viable.

Además, incluso tras realizar la inversión, el inversor original tendrá derecho a conservar la nacionalidad de San Cristóbal y Nevis.

Volver al principio